Empezaré el año hablando sobre lo maravilloso que es mi gato y lo mucho que lo amo. El 2016 me agarró muy cursi.

En primera, se llama Sagan. Cuando lo adopté se llamaba Paquito pero eso simplemente no iba conmigo, así que pensé en todos los nombres de científicos que admiro (por que a veces es padre disfrutar ser pretencioso) hasta que llegué al grande e inigualable Carl Sagan, cuyo libro “El mundo y sus demonios” me convenció de dedicarme a esto de la comunicación de la ciencia.

Luego, me di cuenta que ese apellido también lo comparte Françoise Sagan, escritora francesa que me acompañó en mi último semestre de la preparatoria con su “Buenos días, tristeza” que le echó un poco más de leña al teenage angst.

Sagan es perfecto. Es un gato grande, cariñoso, de todos colores, con pelo largo y esponjado. Mientras escribo esto está dormido junto a mis piernas, enrollado en si mismo con su cola tocando su cara. Al rato se subirá al microondas para vigilar el departamento, que trata como su pequeño reino.

Sé que hay mucha gente a la que no le gustan los gatos, no los voy a tratar de convencer de lo contrario, cada quien toma sus incorrectas decisiones arbitrarias en esta vida. Pero déjenme contarles que soy muy afortunado por tener a Sagan en la mía.

El primer día que lo vi, me enamoré. Una bola de pelos tomando el sol con la elegancia de la decadencia burgués. Tan cool y lleno de ennui que no podía ser molestado.

Cuando me entrevistaron para la adopción estaba realmente nervioso, hasta que me preguntaron que qué haría si a mi novio no le gustaba el gato. Puede sonar como una pregunta boba, pero ahí me di cuenta que estaba tomando una decisión de vida. Estaba a punto de empezar a compartir mi espacio con otro animal del que me haría responsable. Vivo sólo, nadie más está aquí para darle de comer o limpiar su arena si a mi se me olvida. Es una vida que depende de mi.

Acá es donde mucha gente compara a las mascotas con los hijos, yo no haré eso. A un hijo lo crías para que sea su propia persona; mientras viva conmigo, Sagan me necesitará y yo tomaré todas las decisiones respecto a su bienestar. Aparte, el nunca me hará un berrinche por no dejarlo ir al centro comercial con su amiga Sandra.

Amo a mi gato, amo despertar y que esté hecho bolita junto a mi, que me ronroneé, me de topes con la frente, amo que me traiga sus pelotas y listones para jugar, que me maúlle cuando llego a casa y que se asome por las ventanas del depa. Sin embargo, tanto amor no es normal. Sagan fue esterilizado desde chiquito y, aparte de ser una súper estrategia para evitar enfermedades y gatitos abandonados, esto reduce su instinto sexual, necesidad de marcar territorio y agresividad.

La verdad es que eso lo hace la mascota perfecta por que, a diferencia de los perros, los gatos no están tan domesticados. Su relación con nosotros se ha desarrollado con cautela, empezaron a rondar los asentamientos humanos para cazar roedores que vivían ahí y a quién no le va a gustar que se coman a sus plagas de a gratis. Aparte ver a un gato cazar, brincar a las alturas, escalar, observar a su presa, es fascinante.

cat animals swag cool sunglasses

Son ágiles, rápidos y flexibles. Cada que veo a Sagan perseguir una mosca me siento mal por no haber salido a correr ese día. Son animales bonitos y eso también ayudó mucho a que fueran bienvenidos en nuestros graneros y cocinas.

Pero no hay una relación simbiótica como con los canes, los gatos son cazadores solitarios, se manejan perfectamente sin nosotros. Los perros nos ven como sus dueños, como algo ajeno, por eso se comportan diferente con nosotros que con sus hermanos o cachorros. Tantos años de vivir a nuestro lado los han convencido de que somos los líderes de la manada. Al contrario, los gatos nos ven como sus pares, como su equivalente más grande, torpe y que seguro se morirá de hambre por que no sabe cazar. Tontos humanos.

Después de años de observación, John Bradshaw (pariente lejano de Carrie Bradshaw, tal vez) se dio cuenta que los felinos caseros se comportan exactamente igual con nosotros que con otros gatos. Su investigación se basó en ver a gatitos interactuar entre ellos, darles juguetes y bocadillos. ¡Yo quiero ese trabajo!

El experto en comportamiento gatuno observó que los mininos llaman nuestra atención igual que con su madre, se lamen entre ellos, ronronean y se masajean de la misma forma que nos lo hacen a nosotros. Eso sí, no lo hacen con todos los gatos, sólo con los que tienen confianza y consideran sus iguales, tal vez por eso tienen mala reputación. Si un gato desconfía no se va a acercar ni aceptar caricias de un humano. También tienen muy buena memoria de quién los ha tratado mal y no dudarán en defenderse con sus afiladas garras.

Aparte, los gatos sólo son sociales hasta cierto punto. Nosotros, como todos nuestros parientes primates, usamos el contacto físico para fortalecer relaciones. Besos, abrazos, palmadas, apretones, son formas de demostrar cariño e intimidad. Parece que los perros han aceptado esas demostraciones por   lo mismo que nos consideran sus líderes, sin embargo, el gato como cazador solitario, es mucho más renuente a soportar apapachamiento forzado.

Independiente de eso, y hablo desde mi propia experiencia, los gatos llegan a adorar a sus dueños. Sagan me busca, me procura, me saluda todas las noches y juega conmigo. Eso sí, cuando el quiere.

Entonces, empiezo el 2016 celebrando con mi mascota, él sigue acostado aquí junto en posiciones contorcionistas y estoy seguro que este año me sorprenderá con sus encantos como lo ha hecho desde que llegó a casa.

¿Te encanta Sin Bata ni Botas y quieres seguirlo en Facebook? Me lo imaginé. Da click acá.

GATITO-GIF-sin-sinbata

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s