He pasado muchas noches acostado en la cama antes de dormir, imaginándome con súper poderes. Son fantasías por temporadas, muchas veces dependen de lo que acabo de ver en Netflix o en el cine. Ahorita ando traumado con Buffy, Willow y ser cazavampiros.

image

A veces, mi imaginación me deja teletransportarme y viajar a donde quiera. Otras veces soy telequinético y salvo el mundo o lo destruyo.

La cultura pop ha llenado muchas de mis noches, sin embargo ya me cansé de que todo se quede en ilusiones por lo que ahorita cotizo cuanto cuesta la cirugía para ponerme un imán en el dedo y sentir las ondas electromagnéticas a mi alrededor.

image

Mejorar el cuerpo humano ha sido el objetivo de filósofos griegos, científicos locos y gobiernos mórbidamente ambiciosos. La medicina se ha beneficiado enormemente de esto, con el desarrollo de placas de titanio para huesos rotos, implantes para reconstrucción facial, terapias genéticas, estimulación del sistema inmune y probióticos para mejorar la flora intestinal.

Actualmente, el movimiento BioHacker no sólo quiere compensar deficiencias en el organismo, si no que lo quiere potenciar y aumentar nuestros sentidos. Esto empezó en el 2005 con Amal Graafstra en su casa, un libro de medicina y mucho valor, o locura, para experimentar en si mismo.

Los riesgos son reales y graves: heridas profundas, sangrado, cicatrices y mucho dolor. Pero cada vez más personas creen que todo eso vale la pena con tal de sentir ondas electromagnéticas, ver sonidos, cargar información bajo la piel y acercar cada vez más la ciencia ficción a la realidad.

Regresemos al imán

Este es como el paso uno para los biohackers, se puede implantar en una tienda de piercings y es de lo menos invasivo. En EUA, y otros países, hay fuerte normatividad contra el uso de analgésicos fuera de un consultorio u hospital. Afortunadamente en México son más laxos.

La cirugía consiste en abrir una pequeña incisión en la yema de uno uno de los dedos anulares, preferentemente de la mano no dominante, para introducir un imán de tamaño de un grano de arroz recubierto de una capa biocompatible que evita el rechazo de parte del cuerpo.

Aunque pequeño, este imán de neodimio está hecho del compuesto magnético más poderoso creado por el hombre.Es una aleación de neodimio, hierro y boro, y, una vez dentro de mi dedo, vibrará contra mis nervios cuando esté en el rango de un campo electromagnéticos, permitiéndome sentirlo. Sabré cuando esté pasando sobre a línea del metro, cables de alta tensión, podré sentir la tubería y el cableado en la pared y no tendré problemas para taladrar. También podré levantar clips y tachuelas para impresionar a los chicos.

image

Igual que con los imanes, se pueden instalar bajo la piel chips de unos 3 mm de longitud, con los que se pueden operar aparato con tecnología RFID (Radio Frequency IDentification, en español identificación por radiofrecuencia) como cerraduras. Igualmente, se puede guardar información en ellos, como software o códigos de acceso, y transmitirlos a un teléfono con NFC (Near field communication, comunicación de campo cercano en español) activado, como cualquier Android moderno.

La verdad, no sé si lo haré. Siempre he querido un tatuaje y nunca me he atrevido, o nunca han sido tan grandes las ganas. Ya sea que decida hacerme el implante o no, creo que ese sería el límite de mi experimentación.

Afortunadamente para este artículo existen personas mucho más aventureras que yo:

Frank Swain de Londres es parcialmente sordo, por lo que utiliza un dispositivo de apoyo sonoro. El año pasado un amigo hackeó el software de sus aparatos para que le indiquen por “clicks” como de un contador Geiger cada que se acerca a una zona con Wi-Fi. Frank cuenta que puede distinguir la marca y modelo de router, el provedor de internet, si la conexión es de alta o baja seguridad y hasta la locación exacta del aparato si usa sonido estéreo.

Rich Lee es un gran fanático de la música que quería verdaderos audífonos inalámbricos, así que se implantó imanes en la pequeña prominencia frente a cada oído (conocido como tragus).

image

Después inventó software que hace que su teléfono mande señales de audio a un amplificador de señal que usa como collar y que crea un campo electromagnético alrededor de su cabeza. Este campo induce vibraciones en sus imanes que su cerebro interpreta como música. “La calidad del sonido es decente”, dice Lee. En un experimento, conectó el amplificador de su cuello a un micrófono en su tobillo que captaba las vibraciones del suelo y pudo detectar a una persona caminando hacia él mucho antes de verla.

El artista Neil Harbisson nació con un problema de visión que le impedía ver colores, así que a los 21 años en una clínica de Barcelona un cirujano hizo cuatro agujeros en su cráneo e implantó una cámara que traduce los colores a sonidos. Así, el rojo suena como un Fa, el azul como Si y el amarillo como Sol.

image

Otras modificaciones son temporales, como dar un shock eléctrico al cerebro con una corriente muy baja que se ha comprobado mejora la memoria y habilidades matemáticas de los voluntarios.O el ejemplo de Gabriel Licina en California, que fue voluntario para que le inyectaran un tipo de clorofila sintética en los ojos, con lo que pudo reconocer a personas a 50 metros de distancia en total oscuridad.

image

Muchos piensan que estos entusiastas están locos por experimentar con su cuerpo de esta forma, otros los toman como potenciales peligros para la seguridad de las naciones. Sea como sea, los biohackers no se detendrán. La tecnología avanza a pasos agigantados para reducir el tamaño de miles de dispositivos que se podrán integrar al cuerpo siempre que alguien esté dispuesto a asumir el riesgo. Y tomando en cuenta el amor del ser humano a la ciencia ficción, creo que es muy tentador el querer acercarla cada vez más a nuestra realidad.

Tal vez sea el inicio de un futuro lleno de cyborgs, donde la informática y la biología estén estrechamente conectadas, o el comienzo de una distopia donde el gobierno nos controle con implantes en nuestro cuerpo.

image

De cualquier manera, le seguiré el rastro a este movimiento y seguiré reflexionando sobre mi pequeño imán.

image
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s